PIMEM considera insuficiente el descenso del paro

  • Es necesario apostar por fortalecer nuestro tejido del pequeño y mediano empresario con políticas que beneficien a su “crecimiento y desarrollo” y por ideas dedicadas a “la mejora de la productividad de las empresas”.

El presidente de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM), Jordi Mora, ha valorado las cifras del número total de parados de Baleares, que ha dado a conocer esta mañana el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE). “Los datos son positivos porque existe una reducción estando en plena temporada turística, aunque sigue siendo insuficiente”.

El paro en Baleares ha descendido en 215 persona en junio de 2019 respecto al mismo mes del año anterior, un 0’59% y situando la cifra de desempleados en 36.372 personas. Según Mora estos datos revelan que “estamos ante un año valle, que no conseguirá mejorar las cifras del pasado 2018”.

Es más, para el representante de PIMEM es preocupante que el grueso del empleo “se esté concentrando cada vez más en sectores cíclicos, derivados de la terciarización de la comunidad”. Ya que la dependencia excesiva sobre un sector puede provocar “un grave problema laboral y social si este dicho sector entrase en crisis o a travesase una desaceleración”.

Hay que recordad que Baleares, y en este caso Mallorca, es una comunidad en la que se sus ciudadanos han derivado su trabajo hacia el sector terciario, empujados sobre todo por “la insularidad que nos caracteriza y por la falta de infraestructuras” que han exagerado aún más este proceso.

Por ello, según Mora es necesario apostar por fortalecer nuestro tejido del pequeño y mediano empresario con políticas que beneficien a su “crecimiento y desarrollo” y por ideas dedicadas a “la mejora de la productividad de las empresas”.

  • Miquel Torrens presidente de la asociación ha considerado que por fin se volverá a poner en valor la palabra “artesanal”.

La Asociación de Panaderías y Panaderos de PIMEM ha valorado positivamente la nueva normativa de calidad del pan que ha entrado en vigor a partir del 1 de julio y que pretende garantizar que los consumidores adquieran productos correctamente etiquetados y caracterizados. “es un pequeño espaldarazo para los pequeños artesanos” ha afirmado el presidente de la asociación, Miquel Torrens.

El consumo de este alimento tan característico de nuestra dieta ha ido disminuyendo progresivamente con el paso de los años hasta ocupar prácticamente un espacio residual en nuestra alimentación. Según Torrens esto se ha debido “a los vacíos legales” que existían en la antigua norma de 1984 y de los cuales las grandes empresas se servían “para engañar al consumidor y nombrar al pan ‘artesano’ cuando no lo era”.

Precisamente estas empresas que destinaban gran parte de su presupuesto al marketing de un pan distinto al elaborado por los pequeños artesanos, son según el representante de los empresarios panaderos de PIMEM, “las que se verán gravemente perjudicadas”.

“Por fin se volverá a poner en valor la palabra artesanal” ha explicado un Miquel Torrens muy agradecido porque “el gobierno haya tenido en cuenta, por fin, al pequeño comerciante”.

Por último, Torrens también ha querido reflexionar positivamente por la inclusión de la medida que limita la cantidad de sal que se puede emplear para elaborar el pan común. “Es una manera de acercarnos a los gustos y exigencias del consumidor. De esta manera conocerán mejor los productos que consumen y los que pueden ir más de acuerdo con la dieta de cada uno”.

NO PODEMOS ESPERAR MÁS…

La incertidumbre económica en la Unión Europea y España se mantiene en julio, en unos momentos en los que nos encontramos sin Gobiernos, tanto en la Unión Europea como en España, que afronten con URGENCIA esta situación.

La economía española experimenta un periodo "muy calmado" si bien advertimos que esta estabilidad no evita que cualquier acontecimiento pueda disparar la incertidumbre y dar paso a una nueva desaceleración.

¿Estamos ante un cambio de ciclo económico con la incertidumbre de una nueva desaceleración?

Estamos frente a un problema “de naturaleza” y otro “de magnitudes”. El problema de naturaleza tiene que ver con dos hechos: El primero de ello es que en nuestro análisis desde Pimem y la Plataforma Pymes no se vislumbra ningún componente de estímulo fiscal ni monetario más allá de las bajadas de interés. Las bajadas de interés son insuficiente para que asegurar un crecimiento sostenido en el tiempo. El segundo factor -y esto es crucial- es que se pierde de vista la necesidad de generar un superávit comercial mucho más abultado del actual, de manera tal que se ingresen los euros necesarios para el pago de la deuda. En el ámbito interno pesa la incertidumbre en torno al proceso de reducción del déficit, necesario para reducir la deuda pública, que es la principal vulnerabilidad de la economía española.

Los datos del Banco de España revelan que los eventos que agitan los mercados financieros, generan inestabilidad política, dañan el PIB y el consumo durante los últimos meses. La economía española crecerá según el BCE al 2,2 % en 2019, el 1,9 % en 2020 y 1,7 % para 2021, con lo que se mantiene la desaceleración iniciada por la economía hace ya tres años.

La ralentización del crecimiento al 2,2 % en 2019 -frente al 2,5 % de 2018- se explica por el empeoramiento del contexto exterior, que afectará a las exportaciones, así como a la inversión empresarial.

A principios de 2019 el consenso auguraba que el BCE subiría los tipos de interés este año, siguiendo la estela de la Reserva Federal estadounidense (Fed); pero el Banco Central Europeo (BCE) ha cambiado su hoja de ruta de forma contundente. El organismo monetario retrasa la primera subida de tipos hasta finales de 2019.

Hace unos meses, François Villeroy, gobernador del Banco de Francia y uno de los candidatos con más puntos para sustituir a Draghi una vez concluya su mandato en octubre, se refirió a la bajada de los tipos en negativo y fue contundente: "Si los tipos bajos se mantienen durante demasiado tiempo, podrían influir negativamente en la rentabilidad de los bancos.

El 2 mayo del 2013 El Banco Central Europeo (BCE) anunció y cumplió el guion previsto, tras reducir el tipo de interés que entonces estaba de forma oficial del 0,75% al 0,5%, un nuevo mínimo histórico. Sin embargo, aunque el presidente de la institución, Mario Draghi, y la mayoría de analistas y organismos oficiales coinciden en que esta rebaja servirá para impulsar el crecimiento en la zona euro, la experiencia se ha encargado de desmontar, una y otra vez, tal afirmación. Hoy, 6 años después, vemos que continuamos sin dar una solución definitiva y se vuelven a bajar los tipos, lo que supone una mayor preocupación, porque no se ha conseguido el objetivo que se planteó y la incertidumbre aumenta porque parecemos abocados a una nueva desaceleración.

En España el gasto público está impulsando la economía a cambio de generar deuda. Las familias en 2018 gastaron e invirtieron por encima de lo que ingresaron por segundo año consecutivo.

Vemos con gran preocupación lo que ha asegurado el vicepresidente ejecutivo de la Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), Mario Armero, durante unas jornadas celebradas en Santander, las ventas de vehículos acumulan tres trimestres consecutivos de caídas. Solo entre enero y abril, el descenso interanual se sitúa en el 5,5%, mientras que en el caso de las ventas de coches a particulares alcanza el 11%. Y lo peor es que las previsiones apuntan a que el conjunto del año acabará en números rojos, con caídas de entre un 2% y un 4%, según los cálculos de Anfac, que insiste en que tiene dudas de que pueda haber crecimiento en las ventas durante 2020. Además, las exportaciones están bajando un 6,1% interanual. La venta de coches es otro termómetro de la economía de un país, de su consumo y de la confianza de los ciudadanos en la marcha de su economía doméstica.

Estadísticamente cuando la venta de vehículos aumenta, también lo hace la de viviendas, y viceversa. Los expertos señalan que la matriculación de turismos es un indicador avanzado de lo que hará la vivienda.

Añadimos la última “encuesta de condiciones de vida” del INE, el 21,6 por ciento de la población española vive por debajo del umbral de la pobreza. Es decir, sobrevive con unos ingresos inferiores a 8.500 euros/año. Además, EUROSTAT nos alerta que España es uno de los países centrales europeos en los que más ha crecido esta población en riesgo.

La Economía Española finaliza 2018 sin que el Gobierno haya presentado los PGE para 2019, y no va a ser posible tenerlos. Tampoco está nada claro el final del Brexit ni tampoco el coste del proteccionismo. Ejemplos claros, todos ellos, de riesgos políticos con claro impacto en las economías de la Eurozona.

Por todo ello, desde Pimem pensamos que no podemos esperar más y es muy urgente la constitución del Gobierno del Estado, para contar con un interlocutor estable, que permita afrontar la coyuntura económica de la mejor manera posible, para minimizar los riesgos y aprovechar las fortalezas de nuestro tejido empresarial, fundamentalmente PYMES y Autónomos que, a través de un capitalismo inclusivo, puedan dar solidez a la economía y, con ello, garantizar empleo de calidad y bienestar social.

Jordi Mora

Presidente de Pimem

 

Carta a Ramón Perpinyà

Palma, 4 de julio de 2019
 
Sr. Ramón Perpinyà Regidor del área de Medio Ambiente y Bienestar Animal
 
Estimado sr. Perpinyà
 
Mi nombre es Juan Manuel Ordinas, presidente de la Associació de Petits Hotels de PIMEM, me dirijo a usted en relación al problema de falta de limpieza que está afectando a los empresarios y residentes de la zona de la Playa de Palma. Esta área de gran afluencia turística está sufriendo diariamente graves problemas de saneamiento.  
 
Dado que la mayoría de las actividades de la Playa de Palma se realizan en las calles de esta parte del municipio y en las zonas cercanas a la playa; y que además van dirigidas a la venta y consumo de bebidas alcohólicas, han provocado que sean ya, demasiadas las imágenes deplorables que constantemente los empresarios y residentes debemos hacer frente cada mañana.  
 
Esta falta de civismo y de numerosa suciedad, si ya es palpable en primera línea de playa, aún es más grave si nos desplazamos a la segunda o a la tercera. Donde la situación está siendo, en algunos casos, insostenible dado los desagradables olores que emanan de algunas calles.
 
La inexistente limpieza de esta segunda y tercera línea de la Playa de Palma ha obligado a los empresarios a limpiar ellos mismos las entradas de sus establecimientos y las zonas cercanas a ellos. Principalmente para que sus clientes puedan entrar y salir sin tener que soportar ciertas imágenes, o como he mencionado antes, ciertos nauseabundos olores.  
 
Me dirijo a usted señor Perpinyà, porque se trata de un problema al cual no se le está poniendo solución. Es necesario que se incremente el número de personal dedicado a esta zona, además de la periodicidad de limpieza para que podamos tener una Playa de Palma mucho más saneada y limpia.  
 
Desde el Ayuntamiento no se hace más que lanzar el mensaje de que queremos que Palma se convierta en un destino turístico de calidad, pero desde nuestro humilde punto de vista, no estamos dedicando los suficientes esfuerzos para dar el primer paso hacia este objetivo. Que no es otro que el de mantener la ciudad limpia.   
 
Una de las mayores zonas turísticas de Mallorca presenta esta imagen tan deplorable, por eso desde nuestra asociación y desde los residentes de la zona, le solicitamos que nos ayude y que ponga remedio a esta situación de dejadez absoluta en cuanto a tareas de limpieza se refiere.  
 
Solicitamos, además, una reunión con usted lo antes posible para tratar estos temas personalmente y aportar las soluciones pertinentes que desde nuestra asociación creemos que se deben aplicar para que este problema finalice de una vez por todas, y no tengamos que volver a soportar las imágenes con las que cada mañana y año tras años nos levantamos.
 
Gracias por su tiempo.

Atentamente Juan Manuel Ordinas.

Presidente de la Associació de Petits Hotels de PIMEM
 
 

TOP