Cristina Conti: “Motxilles Solidaries” es nuestra campaña para aportar material escolar a las familias necesitadas”

Entre 1500 y 1600 kilos de alimentos reparte semanalmente la ONG Montesió Solidaria, creada por antiguos alumnos de Montesion, en su local del barrio palmesano de Son Gotleu. Además de  su proyecto “Alimentos y solidaridad”, cada jueves ofrece 200 meriendas a los pequeños que acuden al local, gracias a la ayuda que el citado proyecto recibe de la Caixa de Colonya.

En sus dependencias, además de los alimentos, donados por el Banco de Alimentos y la Fundació Barceló, se reparte ropa de 0 a 14 años, juguetes, mochilas, material escolar, y se ofrece orientación laboral, jurídica y atención psicológica. Todo ello, gracias a un numeroso equipo de voluntarios, unos 240. Uno de sus éxitos, dice la voluntaria Cristina Conti, es el trabajo en red con otras ONGs.

“El asesoramiento gratuito es ofrecido por estudiantes de derecho en prácticas, supervisados por abogados voluntarios y gracias al acuerdo con la UIB y el Colegio de Abogados  de Baleares”. Otro equipo de voluntarios ofrece formación para ayudar a los beneficiarios a buscar trabajo y formarse. 

Además del reparto de alimentos, cada semana unas 35 familias reciben una bolsa de ropa con tres mudas  y calzado. “Desde el proyecto Ropero Infantil, les proporcionamos cunas, bañeras, cochecitos, sillas de coche, según las existencias. Y cuando tienen un bebé, les damos una canastilla con un regalo. También hemos puesto en marcha la campaña ”Motxilles solidaries”, para aportar material escolar a las familias necesitadas de cara al inicio del curso escolar” dice Cristina Conti, del equipo de voluntariado. En el taller de juguetes los reparan para regalar por Reyes, “el pasado año preparamos regalos de Reyes para unas 800 familias, y cada niño y niña  tenían un regalo principal, un segundo obsequio y un libro”. 

Además de alimentos, ropa, juguetes  y material escolar, el proyecto “Treball i Terra” está destinado a la recogida de los frutos de aquellos solares cedidos por sus propietarios para ello, y las ganancias se reparten entre los beneficiarios que han trabajado en la recogida. Con ellos se elaboran mermeladas y turrones, entre otros productos, con la ayuda de un equipo de voluntarios, los beneficiarios,  y del Patronato Obrero,  que cede sus cocinas. 

En los meses de julio y agosto, la ONG es beneficiaria junto a otras de la campaña “Por un Euro más” en la que colaboran restaurantes adheridos a  la misma, y pretende que los clientes que deseen colaborar donen 1 euro, que se incluye en su cuenta. 

TOP