Pimem hace un llamamiento al reformismo

  • Los presupuestos generales de 2018 son poco realistas

  • Las visiones partidistas impiden reformar un sistema que necesita modernizarse

 

Los presupuestos generales del estado de 2018 son una nueva prueba del escaso espíritu reformista que demuestran todos los partidos políticos. Tras un análisis de los presupuestos por parte de Pimem, el presidente, Jordi Mora considera que tras la recuperación económica que está viviendo España es necesario introducir “visiones a largo plazo y un nuevo modelo productivo que ofrezca un reparto más equilibrado”.

Pimem coincide tanto con el Círculo de Empresarios de Madrid, como con la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) al considerar que estos presupuestos muestran una idea “claramente expansiva a nivel social pero poco realista”. Apoyarse en una previsión de ingresos “a nuestro parecer algo exagerada” puede condicionar el objetivo de déficit y de reducción de deuda pública.

Tanto el Banco de España, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), como la Comisión Europea han puesto en duda tales datos económicos y no son tan optimistas respecto a la recaudación tributaria estimada por el Gobierno. Una recaudación que apunta a que sería superior a la de 2007 (previos a la crisis). Este hecho preocupa a Pimem ya que desde la institución a punta a que sería más sensato trabajar por unos presupuestos que otorgasen “una mayor estabilidad y certidumbre con estrategias a largo plazo”.

La eficiencia dentro de la administración pública es un punto que a Mora preocupa dado que estos nuevos presupuestos de 2018 están más destinados a las vertientes sociales de nuestra sociedad. “Es positivo apostar por una mejora en la Educación, en el apoyo a las familias, en infraestructuras, justicia, etc. Pero no servirá si no exigimos una posterior rendición de cuentas”.

Poner en marcha una serie de reformas que “transformen nuestro país y lo pongan al frente de Europa en sectores como el social, el económico o el tecnológico” deben ser puntos clave de los presupuestos y deben ser “aceptados por todos los partidos políticos” afirma el presidente de PImem. España requiere de una adaptación no sólo al mundo actual, sino al que está por venir. Sobre todo, si queremos contar con “un sistema que ofrezca igualdad de oportunidades para todos y que sea más equilibrado”.

Desde Pimem se asegura que el Gobierno está perdiendo una buena oportunidad para realizar “una reforma fiscal que mejore la productividad, la competitividad y la estabilidad ante posibles crisis futuras”. El sector de la pequeña y mediana empresa debe ver como se acomete una bajada de impuestos para que así “puedan favorecer a la creación de empleo y a la inversión”.

Pimem ha observado como los actuales partidos políticos está utilizando la debilidad del Gobierno en minoría “para conseguir puntos que sólo responden a una visión partidista y que de ningún modo favorecen al bien de la sociedad española”. Por ello Mora ha querido hacer un llamamiento a la unidad “por el bien común” y por conseguir unos presupuestos “realistas” capaces de mejorar nuestra situación y las futuras.

TOP