ANÁLISIS DE LA PIMEM DEL ANTEPROYECTO DE LEY DE CAMBIO CLIMÁTICO Y TRANSICIÓN ENERGÉTICA DE LAS ISLAS BALEARES

El Anteproyecto de ley de Cambio Climático y Transición Energética de las Islas Baleares recientemente aprobado por el Govern se convertirá en la primera Ley de Cambio Climático y Transición Energética de las Islas Baleares si no sucede ningún contratiempo de último momento. Un proyecto de ley con un contenido muy ambicioso que pretende luchar fuertemente contra el cambio climático y que quiere ser una hoja de ruta para el resto de comunidades de España y para el resto de países de Europa. Baleares ha fijado unos objetivos muy valientes, porque pretende ser un ejemplo de vanguardia, un modelo en el que el resto de territorios puedan mirarse.

Desde de la Patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM) se valora “muy positivamente” esta iniciativa que supera “con creces” la propuesta por la Unión Europea. Pese a que todavía, según la opinión de la PIMEM “todavía hay que aclarar ciertos matices que apreciamos que son poco claros y pueden provocar que esta ley caiga en saco roto sino son tratados y estudiados adecuadamente”.

Los miembros del Comité Ejecutivo de PIMEM han estudiado, desde la aprobación del Anteproyecto, cada uno de los títulos y puntos de la más que probable futura Ley de Cambio Climático. “Creemos que existen pequeñas faltas de claridad que deben ser subsanadas antes de la aprobación de la Ley”.

TRES PUNTOS IMPORTANTES QUE DEBEN SER REVISADOS

. La Aplicación de una ley Técnica y no Ideológica

Al parecer el Govern pretende adelantarse a Europa y tener una Ley de Cambio Climático más ambiciosa, un hecho admirable, pero ser ambicioso no siempre tiene porque ser positivo. Cuando hablamos de lucha contra el cambio climático debemos ser cautelosos y prudentes, de esta manera podremos ofrecer una solución correcta y eficiente que perdure a lo largo del tiempo. Debemos tener en cuenta que no podemos forzar las transiciones, que debemos de ir paso a paso. Recordemos lo que le sucedió al Gobierno de Zapatero por querer forzar la introducción de las Energías Renovables cuando la tecnología aún no estaba lo suficientemente madura.

“La aplicación de una ley de este calibre debe estar basada en criterios técnicos para conseguir los objetivos previamente marcados, la ideología no debe estar presente en este tipo de asuntos” avisan desde PIMEM. “No se debe caer en el error de establecer metas inalcanzables que sólo tienen el fin de ser mensajes populistas y de cara a la galería.

Los objetivos estipulados en este anteproyecto tienen una visión a largo plazo, un hecho que agrada a la patronal, pero matizando que de poco pueden servir si no existe un consenso político y social previo. “Ante este tipo de leyes debe haber una puesta en común por parte de todos los actores que van a interceder en el proceso de lucha contra el cambio climático”.

Medidas que de verdad mejoren nuestro Medio Ambiente y nuestra sociedad en un futuro desde un punto de vista razonable, alcanzables para los diferentes agentes sociales que conforman la sociedad. “Hemos contemplado que la ley deja más claro cómo va a aplicar ciertas medidas en la parte pública que en la parte privada, existen muchas lagunas que deben ser subsanadas si queremos que las pequeñas y medianas empresas de las islas puedan ser más sostenibles y respetuosas con el Medio Ambiente”.

Los objetivos establecidos por el anteproyecto son “poco claros” hacia la parte privada de la sociedad y que no está controlada por la administración pública.

EJEMPLO SOBRE LAS EDIFICACIONES

Para ejemplificar esta problemática PIMEM pone de manifiesto la poca claridad con la que el Anteproyecto observa la transformación de los edificios privados. Establecen las prioridades que un edificio de Nueva Creación debe tener para no ser contaminante, respetuoso con el medio ambiente y sostenible. El problema aparece con los edificios ya construidos y que no se encuentran bajo el marco del que será la nueva Ley de Cambio Climático. No se establece cómo debe ser esta transición y qué deben hacer tanto los propietarios como los empresarios para cumplir la normativa.

 

                . Publicación de los Informes Técnicos

Las pretensiones, antes comentadas, que el Anteproyecto expone en sus páginas son mucho más ambiciosas que las establecidas por la Unión Europea. Cada comunidad es libre que aplicar la Ley de Cambio Climático según su criterio, pero respetando los puntos establecidos previamente por la UE. Según el artículo 12 del Anteproyecto una de estas pretensiones es la de disminuir las emisiones un 40% en 2030 y un 90% en 2050. “Nos parece un poco arriesgado imponer unos objetivos tan grandes en menos de 12 años, es más fácil conseguir la reducción de emisiones del 90% en 2050 que las del 40% en 2030. Es posible que aquí no se haya sido del todo realista y cauteloso. Hacer las cosas rápido y corriendo no suele traer buenos resultados ni para el problema en cuestión, ni para la economía” aseguran desde PIMEM.

“Nos gustaría que se hicieran públicos los Informes Técnicos esenciales que han dado base a los objetivos de este Anteproyecto para elaborar una opinión más objetiva y poder ofrecer una mejor solución a los pequeños y medianos empresarios de la isla”.

Para elaborar este tipo de objetivos es necesario un conocimiento previo de cuáles son las ramas de la sociedad que más emisiones de carbono producen, a lo largo del día, mes o año, por ejemplo. Este tipo de mediciones nos ofrece cuáles deben ser los principales focos sobre los que la administración debe actuar para reducir las emisiones. “En Baleares no tenemos explotaciones petrolíferas o grandes industrias cárnicas, que son dos ejemplos de sectores que producen grandes cantidades de CO2, en Baleares tenemos una gran cantidad de vehículos, de empresas navieras y de edificios (antes ya comentados) que pueden ser los tres principales sectores, que a simple vista y sin informes en la mano, generan una mayor contaminación a nuestro medio ambiente”.

Por ello desde PIMEM creen que es necesario conocer los informes que dan base a esta probable nueva ley y creen que con ellos se podrá matizar mejor ciertos aspectos que parecen poco definidos en algunas líneas del Anteproyecto.

DE NUEVO EL EJEMPLO DE LOS EDIFICIOS

De nuevo utilizando el ejemplo de los edificios, según PIMEM existen una “vaga” explicación de qué va a pasar con la generación de electricidad que los edificios creen y no utilicen. En este punto no se establece cómo se va a llevar a cabo la negociación con el estado para la compra de esta electricidad o si simplemente se incorporará al mercado eléctrico. Es necesario una nueva matización en este punto y respecto a estos diferentes aspectos.

 

 

                . Aplicación de Tecnología Madura en el Transporte

La aparición del Vehículo Eléctrico, los avances producidos en los últimos años y la necesidad de encontrar una alternativa más sostenible a los Vehículos propulsados por Gasolina o Diesel han propiciado que se esté introduciendo en nuestra sociedad una tecnología que según el Comité de PIMEM “aún no ha madurado lo suficiente y todavía debe ser más estudiada porque no conocemos cuál va a ser su evolución en los próximos años”.

“En el mercado actual existen tecnologías ya maduras que podemos aplicar a día de hoy y que reducirán en gran medida las emisiones y la contaminación del medio ambiente”. El Gas Natural es una apuesta que ha pasado su etapa de maduración y se ha convertido en una herramienta muy útil para luchar contra el cambio climático. Produciendo un 30% menos de emisiones de carbono y un 90% menos de emisiones de nitrógeno es según la PIMEM la apuesta “más segura y económica, tanto a nivel público como privado, para luchar contra el cambio climático a día de hoy”.

Con una conversión de la flota de transporte público en Gas Natural en 3 años habríamos reducido en gran parte el número de emisiones. “Hay que recordar que cuando el Govern estableció el autobús público propulsado a Gas se hizo en un momento en el que esta tecnología no estaba del todo madura, ahora se encuentra en su momento optimo y es el elemento adecuado sobre el que debe apostarse hasta que los vehículos eléctricos sean lo suficientemente maduros” afirman desde PIMEM.

El transporte eléctrico privado es un mercado todavía en desarrollo y con un coste elevado para el pequeño y mediano empresario, por ello desde PIMEM solicitan al Govern que, en vez de fomentar la desaparición de los coches de Gasolina y Diesel, se subvencione tanto a empresarios como a particulares la conversión de la flota a Gas Natural. “Es más factible económicamente una conversión de la flota, que la retirada de toda esta y posterior compra de vehículos eléctricos”.

Según el comité de PIMEM un error similar “ya se produjo con el Gobierno de Zapatero y la Energías Renovables y con la utilización del Gas en autobuses públicos”. Todo ello propiciado por la introducción de tecnologías inmaduras y en fase de desarrollo por aquel entonces.

“La movilidad eléctrica depende del desarrollo de las Baterías Eléctricas, un elemento que todavía, a día de hoy, está pasando por un proceso de desarrollo, que posiblemente hará que un futuro las baterías sean más potentes, consuman una mayor cantidad de electricidad en poco tiempo y necesitemos una red eléctrica de carga más potente. Por eso debemos ser prudentes, esperar y ver cómo se desarrolla”.

EJEMPLO DE VEHÍCULO ELECTRICO ACTUAL Y SU PERSPECTIVA DE FUTURO

Los vehículos eléctricos actuales funcionan con una batería de 100kw que nos ofrece una autonomía de 200km y con una perspectiva de vida de dos a tres años. Según las perspectivas que tienen las mayores casas de vehículos del mundo en los próximos años la batería de los vehículos aumentará hasta los 200/240kw permitiendo una autonomía de 400km y una vida mucho más duradera, entre los cinco y los diez años. El problema radica en la potencia eléctrica necesaria para cargar estas nuevas baterías. ¿La red de puntos eléctricos que pretende crear el Govern será suficiente para cargar una manera rápida a estos nuevos vehículos? La realidad es que no, con estas nuevas baterías será necesario incorporar torres de alta potencia que sean capaces de alimentar estos coches en un corto espacio de tiempo. Entonces ¿debemos crear una red eléctrica de puntos de carga rápida por todo nuestro territorio si esta puede quedar obsoleta en un par de años? ¿debemos invertir en esta clase de proyecto?

Son preguntas que a la PIMEM le preocupan por el gran gasto que supone la inversión en un mercado que todavía no ha madurado. Desde la patronal en cambio ven con buenos ojos la apuesta por el Gas Natural y por los Vehículos Híbridos que son un mercado ya madurado, con experiencia y que pueden reportar un beneficio mayor de cara al futuro y hasta que el mercado de movilidad eléctrica se asiente y acabe de madurar.

     

 

 

TOP