Una decisión que deja en mal lugar a la justicia española

  • El fallo del Tribunal Supremo “es injusto y la marcha atrás del alto tribunal genera poca seguridad jurídica” afirma Jordi Mora.

Jordi Mora, presidente de la patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca se ha mostrado muy defraudado con la decisión de Tribunal Supremo, tras fallar a favor de los bancos y obligar a los clientes a pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados (AJD) en la firma de una hipoteca. “Es injusto y la marcha atrás del alto tribunal genera poca seguridad jurídica. Da la sensación que el poder está en manos de la banca”.

La decisión TS, “del todo inesperada” para el máximo representante de la patronal no ha sentado nada bien dentro de Pimem. “Hoy era un día para hacer justicia y demostrar que tenemos un sistema judicial independiente. Con este fallo da la impresión de que ha habido alguna injerencia externa” asegura Mora.

La Pimem argumenta su malestar dado que las pymes y los autónomos han sufrido este abuso impositivo en numerosas ocasiones a la hora de “comprar un solar, una nave industrial, un local o un despacho de oficinas” y esperaban poder recuperar ese dinero que pagaron “de manera injusta”.

Sorprende además que la decisión que tomó el tribunal encargado de analizar esta causa y que es experto en este tipo de casos, haya durado escasamente un mes. En una decisión extraordinaria, “nunca antes vista”, el Pleno de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo “ha fracturado a la población y ha generado una herida que tardará mucho tiempo en cerrarse” según Mora.

 

 

 

TOP