Malestar entre los artesanos de PIMEM por “el carnet de artista callejero”

  • Los empresarios artesanos de PIMEM se muestran muy preocupados por la posibilidad de que el “carnet de artista callejero”, que desde el Ayuntamiento de Palma pretende impulsar la concejal, Eva Frade, sirva de cobertura para seguir tolerando la venta ambulante ilegal.

Preocupación y cierta resignación, esto es lo que sienten algunos de los profesionales artesanos, ya acreditados, ante la noticia de que Cort exigirá un carnet de artista callejero a partir de junio. “Parece más una forma de cubrir bajo un manto de legalidad la venta ambulante ilegal que una herramienta que sirva para erradicar esta práctica” manifiestan desde las asociaciones de artesanos de PIMEM.

“¿Cuál es el criterio? ¿Quién decidirá? ¿Se les exigirá dichos artistas el pago de una tasa de ocupación de vía pública y el alta en la Seguridad Social? ¿Deberán disponer de seguro de responsabilidad civil? ¿En qué se diferencia pintor con la carta de artesano expedida por el Consell de Mallorca de un pintor callejero?”. Estas son algunas de las preguntas más llamativas que los empresarios han hecho llegar a PIMEM una vez han conocido las declaraciones de la concejal del Área Delegada de Participación Ciudadana, Eva Frade.

La máxima preocupación se centra en las zonas delimitadas para que dichos artistas se ubiquen, concentrándose -según los mapas facilitados desde el consistorio- en espacios ya de por sí muy saturados. “Hemos explicado en multitud de ocasiones los problemas que tenemos, pero parece que no nos escuchan” lamentan los artesanos.

Una de estas ubicaciones donde podrían estar autorizados es la confluencia de la calle Antoni Maura y los jardines de S’Hort del Rei. Donde actualmente durante cuatro días a la semana ya hay un mercado de artesanos y artistas. “Eso sí, profesionales”.

Sin ir más lejos con el inicio de la IX edición del Mercat Artesanal de s’Hort del Rei de Palma el número de ilegales cuadriplicaba el de legales, “una situación a todas luces insostenible e intolerable expone Marcos Cañabate, gerente de PIMEM. En similares palabras se manifiesta María Oliver, presidente del Gremio “pegado al mercado ya tenemos cada semana más de 50 personas que venden productos, hacen manualidades y hacen como que pintan… No podemos seguir aguantando esta situación de atropello constante”.

Desde PIMEM se viene solicitando que haya una zona de protección de los distintos mercados artesanales de Palma, los cuales son “colonizados” por vendedores ambulantes ilegales que compiten de manera desleal con los profesionales. Esta situación provoca un “deterioro de la imagen del mercado, un deterioro a la actividad profesional de los propios artesanos que se ven obligados a competir por productos similares de un precio muy inferior y que provoca la muerte paulatina de la artesanía”.  No hay que olvidar que el R.O.A.  del Consell de Mallorca prevé como oficios artesanos la bisutería, la pintura, la caricatura… ¿Qué valor le damos a esta acreditación si cualquiera puede instalarse y humillar (o prostituir) el concepto de artesanía? dice María Oliver.

Según Marcos Cañabate uno de los problemas es la falta de comunicación entre las distintas administraciones competentes. Artesanía es una materia que compete a los distintos Consells Insulars. En cambio, los mercados son competencia municipal. “Falta una Ley de artesanía ambiciosa, que proteja el uso de la palabra artesanía, que establezca un sistema de control, tanto sobre los mercados, como sobre el uso de la carta. Así como falta trabajar un Plan Estratégico para Impulsar la Artesanía” explica Oliver.

TOP