La ‘ecotasa’ debe utilizarse para proyectos turísticos y medioambientales

La Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM), a través de su presidente, Jordi Mora, quiere expresar su “desacuerdo” con la utilización “de un parte de la recaudación” del Impuesto Turístico Sostenible para la reforma del Albergue de la Victoria.

“La denominada ecotasa está enfocada a realizar proyectos de turismo, protección del medio natural, agrario y marino, fomento de la desestacionalización y patrimonio histórico. No vemos por ninguna parte que dicho Albergue cumpla los requisitos pertinentes. No entendemos porque dicho impuesto se utiliza de una forma tan arbitraria cuando se supone que tiene unos aspectos de implementación tan bien delimitados” explica Mora.

La propuesta que se ha dado a conocer esta semana no ha sentado bien entre la Asociación de Albergues y la Asociación de Petits Hotels, las dos adheridas a PIMEM dado que esta nueva noticia “ejemplifica la falta de información que tiene el sector sobre el destino de la recaudación del impuesto turístico”.

Miguel Oliver, presidente de la Asociación de Albergues, afirma su “total desconcierto” con las políticas de la administración. “A Los albergues nos tacharon de alojamientos NO turísticos. No entendemos la razón que ahora lleva a las autoridades competentes a reformar un establecimiento público, de la misma categoría que nosotros y con un porcentaje de la recaudación del impuesto turístico. Es incoherente”.

Por su parte Juan Manuel Ordinas, presidente de la Asociación de Petits Hotels vuelve a expresar su desacuerdo con dicho impuesto “al demostrarse una vez más, que las líneas de aplicación no se respetan y que la ecotasa se está utilizando con mero afán recaudatorio para financiar determinados proyectos que no tienen nada que ver con el turismo”.

Es más, Ordinas solicita que se retire el impuesto turístico hasta que el sector y la administración pública “establezcan cuáles serán los proyectos en los que se podrá destinar la recaudación y las razones pertinentes por los que los alojamientos turísticos reclaman a los clientes el pago de dicho impuesto”.

“Existen multitud de problemas que si que tienen vinculación con el turismo y no les estamos poniendo solución con el dinero de este impuesto. Las playas de Palma están experimentando graves problemas de contaminación por ‘aguas sucias’ dado que nuestra depuradora se encuentra sobrepasada. Aquí es necesario realizar un desembolso importante” reclama Jordi Mora.  

Otro de los problemas que ha provocado el cierre de la Victoria por reformas es la cancelación de multitud de reservas y de clientes disgustados por la actitud de la administración. “Se conocían los problemas de la Victoria desde el pasado mes de abril. Pero han permitido que se reserven plazas y cancelarlas en plena temporada turística. La imagen que damos es muy mala. No se entiende este cambio de opinión. Esperamos que esto no fuera una maniobra política y no se realizara antes el cierre por posibles efectos colaterales en las elecciones”.

Por último, tanto Mora, como Oliver y Ordinas, celebran que se cierre La Victoria para su reforma. “El establecimiento necesitaba una reforma inmediata desde hacía muchísimo tiempo. Estaba desfasado pese a los numerosos arreglos anteriormente acometidos”.