El comercio “Can Llorenç de Sa Roba” liquida existencias por cierre, tras casi 80 años de existencia en Esporles

Teresa Homar Bestard cerrará pronto el comercio que sus abuelos abrieron en Esporles a principios del pasado siglo, en la calle Nou de Sant Pere. En 1936 pasaron al local actual, en esa misma calle de Esporles.

Teresa cierra una vez haya liquidadas las pocas prendas que permanecen en las estanterías y mostradores de “Can Llorenç de Sa Roba”.

Se hizo cargo del negocio en 1987, al fallecimiento de su madre, y la actual crisis le obliga a cerrarlo hasta liquidar existencias. “Espero a que llegue el frío para vender lo de invierno y cerrar.

Empecé a liquidar en junio, y entonces sí que vino mucha gente los primeros días, porque hago grandes descuentos. Pero ahora queda ya poca cosa. Dicen que la economía se está recuperando, yo no lo veo”.

A la bajada de ventas, generalizada en todo el sector del comercio de ropa y complementos, Teresa añade el agravante de los cambios de hábito y modas, que hacen que se compre básicamente ropa de bajo precio, en detrimento de la confección de prendas de confección de calidad. Teresa Homar seguirá viviendo entre las paredes del comercio que fundaron sus abuelos, dado que también es su residencia familiar.

TOP