Catalina Coll es el “alma mater” de Can Pep, un negocio familiar que combina la panadería y pastelería con la degustación en el mismo local. En el pueblo mallorquín de Sencelles, Can Pep fue fundado por sus abuelos, hace más de 150 años. 

Conocido y muy concurrido por los lugareños, es también lugar de paso y visita obligada de  ciclistas y turistas, ya  que la fama  de Can Pep trasciende Mallorca y llega a países como Alemania,  donde el local mereció un espacio en uno de sus periódicos.

Pero Can Pep es conocido, además, por un dulce genuino y exclusivo, que se elabora por las fiestas de Santa Águeda, las “mamelletes”, un manjar digno de gourmet. “Lo hacemos desde hace unos ocho años, a requerimiento del Ajuntament de Sencelles. Nos pidieron que hiciéramos un dulce exclusivo para celebrar Santa Águeda. Vienen de toda Mallorca a comprarlos”. 

Y como toda exquisitez que se precie, la receta sólo la conoce su creador, Francisco Coll, hermano de Catalina, que la guarda  como oro en paño.  “Lleva harina, almendra mallorquina, manteca, azúcar y huevos. Pero la mezcla sólo la conoce mi hermano”. Comienzan a elaborarlos dos semanas antes de la celebración, y  a mediados de abril dejan de hacerlas. 

Cuando se jubile Catalina Coll, el negocio dejará de pertenecer a la familia, “mis hijos han estudiado y se dedican a  lo suyo. Los jóvenes ya no quieren ejercer de panaderos, cada día quedan menos”, dice Catalina.

Y es que la competencia de la venta de pan de grandes superficies y gasolineras ha provocado la desaparición de los hornos tradicionales, y Can Pep es el último horno del pueblo. “Las grandes superficies hacen ofertas y tiran los precios, y así es muy difícil subsistir”. 

La Asociación de Enseñanza y Formación de PIMEM que preside Jordi Mora denuncia la proliferación de centros de enseñanza sumergidos, “piratas”, que sin estar dados de alta como empresa están impartiendo clases en locales privados, ejerciendo una competencia desleal y un intrusismo frente a las academias y centros de formación privados que cumplen con sus obligaciones fiscales y están dados de alta como empresas privadas. Asimismo, Jordi Mora ha solicitado una reunión con la Conselleria de Economía para denunciar la situación y establecer los mecanismos de control y denuncia de estos centros clandestinos.

De un tiempo a esta parte, y debido a la crisis, la asociación constata un alarmante incremento de anuncios vía redes sociales de clases particulares en domicilios o locales en diversos pueblos de Mallorca, que ni pagan autónomos ni impuestos a la Hacienda Pública, mientras que las academias y centros de formación, con profesionales debidamente acreditados y empleados, deben asumir unos costes directos e indirectos que le hacen muy difícil competir.

Estas empresas de enseñanza privada aseguran que siempre ha habido una gran permisividad, lo que ha permitido el surgimiento de particulares que sin titulación alguna que les acredite, ofrecen sus servicios y ni siquiera esté de alta como autónomo.

La asociación es consciente de que la cuota de nuestro país es de las más caras de Europa, un promedio de 300 euros., y un profesor particular con dos o tres alumnos difícilmente puede pagarla.

Desde PIMEM hemos reclamado una bajada de cuota de autónomos de manera reiterada, y entendemos que profesores a domicilio no puedan pagarla. Pero a los centros de formación nos cuesta mucho sacrificio sacar adelante nuestros centros, estamos siendo golpeados por la crisis y sólo pedimos competir en igualdad de condiciones. Si no es así, tendremos que cerrar nuestras empresas”.

 En otro orden de cosas, PIMEM presentará una denuncia en los distintos ayuntamientos de Mallorca en los que se detecten empresas de enseñanza sumergidas. 

 

Esta noticia ha sido publicada también en los siguientes medios:

Pedro Mas President ProdebaLa Asociación de Protésicos Dentales de PIMEM, que preside Pedro Mas Noguera, constata una bajada de facturación de entre el 30 y 40% en los últimos 5 años, en un sector formado por un centenar de laboratorios en Mallorca. Así lo reflejaron en el pasado encuentro del viernes 20 de febrero, destacando que sus potenciales clientes, personas de la tercera edad en su mayoría, se ven obligados a destinar su pensión a ayudar a los hijos en paro o con dificultades económicas y no pueden atender sus problemas dentales.

“Volvemos a aquellos tiempos en los que se veía a la gente mellada, sin alguna pieza dental, incluso a gente joven con ese problema. No sonríen por no descubrir esa carencia”, dice Pedro Mas. En cuanto a su labor específica, Pedro Más insiste en la potestad del usuario a escoger su laboratorio de prótesis dental, dado el desconocimiento del procedimiento. “El el usuario ha de saber que tiene la

potestad de escoger libremente el laboratorio dental, una vez el dentista haya prescrito la prótesis. Y a conocer los materiales y precio de la misma en el propio laboratorio dental ”. Según el colectivo de laboratorios de protésicos dentales, el usuario tiene con ello la ventaja de escoger el precio más asequible y acudir a su laboratorio y a su protésico dental de confianza.

La mayoría de estos laboratorios han tenido que ajustar personal y algunos, “salir a pie de calle”, es decir, abrir el laboratorio a la vista del paseante, hacerlo más visible. “Hemos tenido que hacernos más visibles, y ajustar los precios al máximo. Los políticos hablan de una recuperación económica. Nosotros no la vemos, tal vez se esté recuperando la macroeconomía, pero la microeconomía, el poder adquisitivo de la gente no sólo no mejora, sino que ha empeorado. Ese es el sentir general de nuestro colectivo”.

El encuentro anual de PRODEBA se celebró el pasado viernes, con la asistencia, entre otros, del presidente de PIMEM, Antoni Mas; del presidente del Colegio de Protésicos Dentales, Gabriel Alemany; del presidente de PRODEBA, Pedro Mas, del vicepresidente Antoni Busquets, y del socio más antiguo, Miquel Pons, casi 40 años en PRODEBA.

 

Noticias relacionadas publicadas en la prensa:

David Trasserra curso GREPELSDavid Trasserra gestiona junto a su hermano Oscar tres peluquerías en la provincia de Barcelona, dos en Sabadell y una en Matadepera. David, con 23 años de experiencia en el sector y 18 como empresario, hace unos seis años que se dedica a dar cursos de corte, talleres de moda y formación. 

Recaló en Palma de la mano del Gremio de Peluquerías de PIMEM para impartir el Primer Master Business Hair en la sede de esta organización empresarial, en el que se incluían aspectos fundamentales para la buena gestión del negocio,  además de ofrecer una sesión de coaching emocional, para  infundir ánimo y espíritu de superación a los trabajadores de un sector dedicado a la belleza que, como muchos otros, no pasa por sus mejores momentos por la crisis económica. 

“Para abrir una peluquería hay que ser muy profesional, conocer el negocio,  no abrir en la misma calle en la que ya existe una o más. También es muy importante la unión en campañas comerciales con otras empresas, ya que si a ti te ha bajado el negocio a ellos también y buscando formulas de unión entre sectores distintos podemos intercambiar clientes. Si queremos tener resultados distintos, tenemos que hacer acciones distintas.  Y sobretodo tener unos valores de empresa muy definidos. Los  valores de Trasserras son calidad, solidaridad y respeto.Taller Trasserra GREPELS-PIMEM 2015

En mi taller en Palma, dirigido a los trabajadores del sector,  he incidido en la importancia de valorar el puesto de trabajo, en motivarlos ”, dice Trasserra. Este experto apuesta por la especialización del personal y de las zonas del salón, y ofrecer  un buen asesoramiento, en temas como la caída del cabello y productos de parafarmacia. “Hoy en día hay que ser muy profesional, conocer muy bien el negocio y dar un buen servicio. 

Las peluquerías low cost no son rentables, el personal empleado es de excesiva rotación, porque no cobra o cobra en función de los servicios. Y eso genera una desmotivación”, dice Trasserra.  Por último, un consejo de David Trasserra para dejarse una barba “hipster”: “tenerla muy cerrada, y que el pelo sea fuerte. Así que no todos podrán lucirla como toca si no reúnen las condiciones básicas”.  

 

 

TOP