PIMEM preocupada por la seguridad de las Baleares

  • “Competir a nivel de precios con los países emergentes del extranjero es un hecho al que difícilmente podemos hacer frente. Por ello debemos aportar una serie de condicionantes extra que nos permitan atraer al turista de nuevo a las islas. La seguridad es uno de ellos”.

“La seguridad es un aspecto fundamental para el futuro turístico de nuestras islas” asegura Jordi Mora, presidente de la patronal de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM) tras conocer los últimos datos que revelan que Baleares tiene la mayor tasa de criminalidad de España con un 68,4% de infracciones por cada 1.000 habitantes, “son cifras que dañan ostensiblemente la imagen internacional de la comunidad”.

Desde Delegación de Gobierno se ha explicado que “Baleares históricamente ha liderado este indicador”, pero desde PIMEM no aceptan esta respuesta como explicación ya que el indicador ha aumentado tanto en el último trimestre como en el último año. “Baleares debe ser sinónimo de seguridad, si queremos atraer al empresariado internacional no podemos permitir uno índices de criminalidad tan altos” afirma Mora.

La imagen de una comunidad de escasa seguridad no tan solo afecta a la disminución de inversión empresarial extranjero en nuestras islas, sino que también puede provocar un efecto muy perjudicial sobre nuestro principal sector económico y laboral. “El turismo puede verse gravemente afectado si prolifera mediáticamente la imagen de las Baleares como territorio inseguro para el turista” explica Jordi Mora.

“Competir a nivel de precios con los países emergentes del extranjero es un hecho al que difícilmente podemos hacer frente. Por ello debemos aportar una serie de condicionantes extra que nos permitan atraer al turista de nuevo a las islas. La seguridad es uno de ellos”.

Para el presidente de PIMEM preocupa además el hecho de que precisamente sea Palma, uno de los municipios donde más ha aumentado esta tasa. El principal municipio receptor de turismo “debe contar con las herramientas de seguridad adecuada” asegura Jordi Mora, que de nuevo ha pedido tanto a los diferentes poderes públicos que aumenten “el número de efectivos para así controlar y disminuir estos índices”.

Un aspecto fundamental para poder aumentar el número de personal de seguridad de las islas, sería para PIMEM conseguir un nuevo modelo de financiación “capaz de dotar a la comunidad del impulso económico necesario para sufragar dicho gasto”.

  • La Federación se hace eco de la Guía práctica elaborada por la patronal de la pequeña y mediana empresa de Cataluña (PIMEC) con consejos para empresas exportadoras y/o importadoras con el Reino Unido, empresas que presten servicios, empresas con ciudadanos británicos, etc.

Pese a que el Parlamento británico ha rechazado el Brexit duro que pretendía realizar el primer ministro Boris Johnson, PIMEM recomienda a las empresas mallorquinas “acelerar los planes de contingencia” ante la incertidumbre y la inestabilidad política que se está viviendo en el Reino Unido durante las últimas semanas.

“Estamos empezando a notar cierto temor entre nuestros asociados ante la posibilidad de que se produzca el Brexit sin acuerdo. La devaluación de la moneda y la caída del mercado británico en nuestro sector turístico son dos aspectos que generan desequilibrio en las empresas baleares” explica Jordi Mora, presidente de PIMEM.

Por ello, desde la federación han querido hacerse eco de la Guía práctica elaborada por la patronal de la pequeña y mediana empresa de Cataluña (PIMEC) con consejos para empresas exportadoras y/o importadoras con el Reino Unido, empresas que presten servicios, empresas con ciudadanos británicos y otros supuestos.

Precisamente otro de los pilares de la economía Balear que un Brexit duro puede dañar es el mercado inmobiliario. “Este sector es uno de los que más dinero aporta a nuestro producto interior bruto. Los británicos son los principales compradores de inmuebles de Baleares y de España. Un descenso en este sector puede ser un golpe muy severo”.

Respecto al turismo la comunidad británica representa el segundo mercado con más presencia en nuestro territorio, la devaluación de su moneda podría repercutir en un descenso generalizado de visitas a las Baleares.

Para Jordi Mora, la desaceleración que está viviendo Baleares sumado a la posibilidad de un Brexit sin acuerdo podría implicar “graves problemas económico-laborales” para las Baleares si no estamos preparados “adecuadamente”.

PIMEM al igual que PIMEC reclama “cordura, flexibilidad y altura de miras” a las autoridades europeas y británicas para minimizar el impacto del Brexit sobre las empresas, así como “medidas de contingencia a las autoridades españolas y autonómicas”.

  • “La disminución de compraventas de inmuebles en nuestra comunidad es un síntoma más de la preocupante desaceleración a la que Baleares deberá hacer frente pronto”
  • “Es necesario que se aplique una reforma del sistema de financiación autonómico y que Baleares reciba un presupuesto más justo y equitativo”

Jordi Mora, presidente de la Federación de la Pequeña y Mediana Empresa de Mallorca (PIMEM), ha manifestado “su preocupación” ante la noticia que algunos medios han publicado hoy sobre la posibilidad de que produzca un agujero económico de “hasta 150 millones” en los presupuestos de Baleares de este año por la caída en los ingresos tributarios del Govern.

“La disminución de compraventas de inmuebles en nuestra comunidad es un síntoma más de la preocupante desaceleración a la que Baleares deberá hacer frente pronto” ha explicado un Jordi Mora que, además, ha añadido que las situaciones que afectan a los mercados británicos y alemán, principales clientes de la comunidad, pueden “repercutir gravemente” en nuestra economía. “El Brexit y la recesión alemana son dos elementos a los que debemos estar alerta. Alemania y Reino Unido son los mercados predominantes en la isla. Su disminución puede ser un golpe duro para el sector turístico de la isla”.

Si hace unos días PIMEM ya manifestaba esta preocupación por la deuda que estaba “acumulando y creciendo” la comunidad isleña, esta noticia ha vuelto a despertar las alarmas de los pequeños y medianos empresarios baleares. “Estamos muy pendientes de la situación económica que atraviesa Baleares. Con la desaceleración a la vuelta de la esquina, el Govern debe tomar las medidas necesarias para prevenir los futuros golpes” ha asegurado Mora.

A parte de la futura desaceleración que desde PIMEM se prevé, un hecho que también está produciendo que Baleares pueda tener “un agujero de hasta 150 millones a finales de 2019” es la falta de “dos puntales fundamentales”.

El primero es la entrada en vigor, “inmediata”, del Régimen Especial Balear (REB). “El Govern manifestó que este era el REB necesario para Baleares y del cual nos íbamos a poder beneficiar mejorando así nuestra financiación y nuestra competitividad con el resto de la península y a nivel internacional. A día de hoy, sin Gobierno central, es solo un papel que no ofrece ningún beneficio” ha afirmado el presidente de PIMEM.

El segundo punto fundamental y que está siendo noticia estos días en los medios de comunicación es la mejora del sistema de financiación de las comunidades. “Baleares es una de las comunidades que mayor capital aporta a las arcas del Estado. Ahora bien, se encuentra anualmente con presupuestos que la sitúan a la cola de financiación económica. Por ello, es necesario que se aplique una reforma y Baleares reciba un presupuesto más justo y equitativo. Este debe ser el objetivo principal de esta legislatura” ha finalizado Mora.

Les ordenances no són un vestit a mida

A Palma, s'ha posat de moda el metre, la unitat del sistema mètric decimal que mesura la longitud. Ja no s'utilitza l'antiga i típica cinta groga amb la qual padrines i mares prenien les mides, i que encara utilitzen els sastres més prestigiosos per a fer més precisos els vestits. Ara aquesta cinta groga enrotllable s'ha substituït per un aparell làser que permet, tan sols prement un botó, mesurar amb la precisió d'un rellotge suís la distància que li indiquem. El raig de llum vermella no falla.

Amb el mesurador làser en una mà i les ordenances municipals, en l'altra, els inspectors de l'Ajuntament de Palma es passegen mesurant tots i cadascun dels carrers de la nostra ciutat. Per a què? Es pregunten molts. Fàcil. El punt 17.3 de l'ordenança d'Ocupació de la Via Pública diu que els restaurants i cafeteries situats en carrers inferiors a 2,5 metres no hi poden haver taules ni cadires ocupant la via.

Segons informa la premsa, els restaurants Casa Julio i Can Caparrot han deixat de contractar a un total de 6 persones per 21 centímetres. Al carrer de Casa Julio li falten 15 centímetres i al de Can Caparrot, 6 centímetres per a poder treure taules fora i contractar més personal. Com veuen el làser no falla. El que falla és sentit comú.

Els comerços també estem rebent, aquest estiu, la visita d'un inspector que, de nou amb l'ordenança municipal a la mà, s'encarrega de controlar que qualsevol ornament, publicitari o no, que ocupa la via pública sigui retirat immediatament. Els comerciants complim l'ordre. Dit i fet. Cal complir les normes. Però, en fer-ho, des de Pimeco ens preguntem: es mesuren també els metres de via pública que ocupen els manters?

La nostra proposta és que enfront del top manta s'apliquin els mateixos mètodes de control i ordenances que se'ns apliquen a nosaltres; que es mesurin tots i cadascun dels metres que ocupen en la via pública els venedors ambulants il·legals que usen el carrer per a vendre sense tenir llicència per a fer-ho. Ens agradaria que amb ells també s'usi el làser com a jutge. Ni més ni menys. Siguem justos, com el sistema mètric decimal.

I posats a ser justos i tan imparcials com el làser, també ens agradaria que la policia controli i multi a totes aquelles persones que es desplacen en mitjans de transport mecànics –bé siguin bicicletes, monopatins o seagways- a través de carrers per als vianants o, pitjor encara, sobre les voreres. L'ordenança també ho prohibeix.

Les ordenances han de ser complertes per tots. Així ens ho va dir el batle en la nostra última reunió. Estem d'acord. Tots. El contrari és fer vestits a mida i la llei no ho permet.

* Presidente de la Associació del Petit i Mitjà Comerç de Mallorca, Pimeco

TOP