El presidente de PIMEM y el de Bicicletas, Antoni Mas y Vicenç Carbonell, se reúnen hoy con el Director Insular de Carreteras Rafael Gelabert. Una treintena de empresarios, la mayoría del sector de la venta, alquiler y reparación de bicicletas de Mallorca asistieron al encuentro que, a iniciativa de la asociación integrada en PIMEM, se celebró el pasado viernes 27 de febrero.

En el encuentro se trataron diversos temas que afectan al sector, como la competencia desleal y el intrusismo, la necesidad de participar en aquellos eventos en los que se promocione el sector de la bicicleta y del ciclo turismo, y el establecimiento de un calendario de reuniones con las administraciones públicas (locales y autonómicas) para que se solventen temas que afectan al sector, como el mal estado de las carreteras o el diseño de planes de movilidad local y rutas verdes, entre otros.

Vicenç Carbonell animó a los asistentes al encuentro, celebrado en Villafranca, a participar en una hoja de ruta para crear sinergias entre los diferentes sectores que se benefician del sector de la bicicleta y del ciclo turismo.

Precisamente, uno de los asistentes al mismo fue el presidente de la Asociación de Apartamentos de Alquiler Temporada de Balears, Joan Estarellas, quien ofreció la colaboración de la misma para la promoción de un sector como el del turismo de bicicleta, que atrae a Mallorca a más de cien mil cicloturistas durante los meses de febrero a abril. También ofreció su colaboración el presidente del Gremi d´Oficis Artesans de PIMEM, Miquel Ángel Benito, y varios de los directivos de PIMEM pertenecientes a los sectores del comercio o los seguros, como Antoni Sampol y Carlos Lluch.

Una de las primeras acciones de la Asociación será la reunión mañana en el Consell de Mallorca entre el presidente de PIMEM, Antoni Mas y Vicenç Carbonell, con el director Insular de Carreteras del Consell de Mallorca, Rafael Gelabert.

Conforme a los criterios elaborados conjuntamente entre PIMEM, AEMOT, Consell de Mallorca y la Dirección General de Industria dirigidos a luchar contra el intrusismo y la clandestinidad en el sector de la reparación de vehículos, se ha creado un sistema de verificación por parte de la concesionaria del ITV que garantice que aquellos vehículos que no superen una primera revisión por causas graves (desfavorables por elementos de los capítulos 5, 6 ,7 ,8 y 9 del “Manual de ITV) deban pasar por un profesional cualificado inscrito debidamente en el Registro Especial de Talleres (RET) a fin de que pase la segunda revisión.

De esta manera, junto con la entrega a vuestro cliente de la factura, deberéis entregar también a vuestro cliente un formulario que certifique la reparación efectuada por el taller. Este formulario se crea a través de un aplicativo web, que se accede a través del siguiente enlace:

https://apps.caib.es/siiweb/ri/CertificadoITV.jsp

Tan sólo hay que cumplimentar los datos, tanto los vuestros como responsables o propietarios del taller, como los de vuestro cliente. Si tenéis dudas o no recordáis cual es vuestro número RET debéis localizaros en el registro de empresas habilitadas del siguiente enlace:

https://apps.caib.es/siiweb/ri/AutomovilListReport.jsp

El formulario que se genere, deberéis entregarlo impreso a vuestro cliente debidamente sellado. Así como quedaros vosotros una copia. Como hemos comentado este certificado deberá aportarlo vuestro cliente a la hora de pasar la segunda revisión de ITV.

Para cualquier consulta o aclaración el teléfono de PIMEM es el siguiente 971-206-614 o 971-591-979 en horario de 9.00 a 15.00 horas.

 

Catalina Coll es el “alma mater” de Can Pep, un negocio familiar que combina la panadería y pastelería con la degustación en el mismo local. En el pueblo mallorquín de Sencelles, Can Pep fue fundado por sus abuelos, hace más de 150 años. 

Conocido y muy concurrido por los lugareños, es también lugar de paso y visita obligada de  ciclistas y turistas, ya  que la fama  de Can Pep trasciende Mallorca y llega a países como Alemania,  donde el local mereció un espacio en uno de sus periódicos.

Pero Can Pep es conocido, además, por un dulce genuino y exclusivo, que se elabora por las fiestas de Santa Águeda, las “mamelletes”, un manjar digno de gourmet. “Lo hacemos desde hace unos ocho años, a requerimiento del Ajuntament de Sencelles. Nos pidieron que hiciéramos un dulce exclusivo para celebrar Santa Águeda. Vienen de toda Mallorca a comprarlos”. 

Y como toda exquisitez que se precie, la receta sólo la conoce su creador, Francisco Coll, hermano de Catalina, que la guarda  como oro en paño.  “Lleva harina, almendra mallorquina, manteca, azúcar y huevos. Pero la mezcla sólo la conoce mi hermano”. Comienzan a elaborarlos dos semanas antes de la celebración, y  a mediados de abril dejan de hacerlas. 

Cuando se jubile Catalina Coll, el negocio dejará de pertenecer a la familia, “mis hijos han estudiado y se dedican a  lo suyo. Los jóvenes ya no quieren ejercer de panaderos, cada día quedan menos”, dice Catalina.

Y es que la competencia de la venta de pan de grandes superficies y gasolineras ha provocado la desaparición de los hornos tradicionales, y Can Pep es el último horno del pueblo. “Las grandes superficies hacen ofertas y tiran los precios, y así es muy difícil subsistir”. 

La Asociación de Enseñanza y Formación de PIMEM que preside Jordi Mora denuncia la proliferación de centros de enseñanza sumergidos, “piratas”, que sin estar dados de alta como empresa están impartiendo clases en locales privados, ejerciendo una competencia desleal y un intrusismo frente a las academias y centros de formación privados que cumplen con sus obligaciones fiscales y están dados de alta como empresas privadas. Asimismo, Jordi Mora ha solicitado una reunión con la Conselleria de Economía para denunciar la situación y establecer los mecanismos de control y denuncia de estos centros clandestinos.

De un tiempo a esta parte, y debido a la crisis, la asociación constata un alarmante incremento de anuncios vía redes sociales de clases particulares en domicilios o locales en diversos pueblos de Mallorca, que ni pagan autónomos ni impuestos a la Hacienda Pública, mientras que las academias y centros de formación, con profesionales debidamente acreditados y empleados, deben asumir unos costes directos e indirectos que le hacen muy difícil competir.

Estas empresas de enseñanza privada aseguran que siempre ha habido una gran permisividad, lo que ha permitido el surgimiento de particulares que sin titulación alguna que les acredite, ofrecen sus servicios y ni siquiera esté de alta como autónomo.

La asociación es consciente de que la cuota de nuestro país es de las más caras de Europa, un promedio de 300 euros., y un profesor particular con dos o tres alumnos difícilmente puede pagarla.

Desde PIMEM hemos reclamado una bajada de cuota de autónomos de manera reiterada, y entendemos que profesores a domicilio no puedan pagarla. Pero a los centros de formación nos cuesta mucho sacrificio sacar adelante nuestros centros, estamos siendo golpeados por la crisis y sólo pedimos competir en igualdad de condiciones. Si no es así, tendremos que cerrar nuestras empresas”.

 En otro orden de cosas, PIMEM presentará una denuncia en los distintos ayuntamientos de Mallorca en los que se detecten empresas de enseñanza sumergidas. 

 

Esta noticia ha sido publicada también en los siguientes medios:

TOP