"Teuleres reinventarse o morir" reportaje de Brisas UH

El pasado sábado día 25 de octubre, en el suplemento Brisas del periódico Última Hora se publicó un extenso reportaje de la Asociación de Tejares de PIMEM "Teuleres reinventarse o morir".

"Sobrevivir es el principal objetivo de las nueve pequeñas teuleres que quedan en funcionamiento en Mallorca. Si hace veinte años se contabilizaban treinta fábricas, la dura crisis económica que se ha cebado con el sector de la construcción ha golpeado de lleno a una industria poco mecanizada y con graves dificultades para competir con los materiales llegados de la Península. Una realidad que ha costado centenares de puestos de trabajo." 

Puedes descargar el reportaje completo aquí [+]

 

 

Representantes de la Plataforma “Salvem el Molinar”, Angels Fermoselle, Pedro Martínez y Margalida Ramis, se reunieron ayer lunes con el presidente de PIMEM, Antoni Mas, para solicitar a la patronal su adhesión a la Plataforma y los motivos por los que PIMEM debería apoyar la campaña “Al Molinar, Port Petit”.

Con más de 15 mil firmas recogidas entre vecinos y empresarios de la zona contrarios al proyecto de ampliación que propone el Club Marítimo del Molinar, los representantes de la Plataforma defienden una rehabilitación integral, conservando y mejorando las características centenarias del Port sin renunciar a las mejoras necesarias.

Los representantes de la Plataforma aseguran que entre las consecuencias que acarrearía el proyecto estaría el cierre de la playa del Portitxol entre los dos clubs náuticos, el del Portitxol y el del Molinar. 

El proyecto que defiende la Junta Directiva del Club ocupa 40.000 m2 (superficie equivalente a 6 campos de fútbol) y prevé la construcción de unos diques que se adentran 240 metros en el mar y con una altura inicial de 4 metros sobre el nivel del mar. La Plataforma defiende un puerto adaptado a las necesidades del barrio y residentes y abierto a la ciudadanía, y que preserve la estancia de las embarcaciones tradicionales frente a los megayates.

Aseguran que el puerto y sus edificios centenarios, rehabilitados, pueden albergar servicios de restauración que ayuden a rentabilizar las instalaciones, y que la gestión del puerto del Molinar se podría hacer desde una entidad privada sin ánimo de lucro, desde la Administración, o con fórmulas mixtas.

Como se recordará, PIMEM se posicionó inicialmente en contra del primer proyecto, aunque en la presentación del segundo proyecto, más reducido, lo hizo a favor del mismo. Tras la reunión de ayer con la Plataforma, PIMEM solicitará un nuevo encuentro con los promotores del proyecto para confirmar su postura o reconsiderarla.

Unas obras para pasar la Inspección Técnica de Edificios obligan a la Mimbrería Blanquerna, situada en la palmesana calle que le da nombre, son el detonante, junto a la crisis,  de su cierre a final de año. Otro comercio tradicional, con más de 30 años de existencia, que desaparecerá engullido por la notoria bajada en el consumo, la instalación de grandes superficies en Palma y alrededores, y la imposibilidad de lograr un mínimo beneficio en las ventas ante las cada vez mayores exigencias tributarias por parte de las administraciones.

Antoni Juliá Mora dice que aprovecha las obras para cerrar, aunque no tiene aún la certeza de si será un cierre definitivo o temporal si una hija se hace cargo posteriormente del comercio. Lo que sí tiene claro es que se jubila tras 57 años de vida laboral. “Yo soy de los que más años lleva en esta calle, junto a la ya  cerrada boutique Oliver. En 1984 me quedé en paro y decidí abrir una mimbrería, que por aquel entonces estaban de moda. Pero la gran penetración en los 90 de la mimbrería asiática hizo que reconvirtiese el producto hacia los bolsos y maletas. Lo único que me queda de mimbrería es la reparación de “cordar” sillas y hacer cortinas para puertas a medida”.

Antoni Juliá se muestra pesimista en cuanto al futuro del pequeño y mediano comercio de la calle, dado que la peatonalización de Blanquerna  está provocando que por cada comercio que cierra se abre un restaurante o bar. A ello añade la bajada de ventas desde la crisis y el incremento en los impuestos y tasas que debe pagar un negocio. “Entre la factura de la luz y lo que pagamos en la tasa de basuras se nos va el poco beneficio. Un pequeño negocio paga por tirar cuatro cartones el doble que un domicilio particular por basuras”. En estos treinta años como comerciante, dice que nadie le ayudó, aunque a Pere Sampol le reconoce su gran empeño en ayudar al pequeño y mediano comercio. Y al partido popular le aplaude un logro para el sector, la eliminación del impuesto de radicación.

Dice que echará en falta el contacto con la gente del barrio, sus conversaciones, el trato humano que ofrece el pequeño comercio, la proximidad. Le preocupa que desparezca el comercio de proximidad, porque las personas mayores serán las que más pierdan. Y justo entonces entra una anciana con su carrito y le regala lo prometido hace días, un pote de almendras garrapiñadas cocinadas por ella.

La Federació de la Petita i Mitjana Empresa de Mallorca, PIMEM, celebra el dato positivo dado a conocer ayer por la EPA, y que sitúa a Baleares como la comunidad con la tasa más alta de ocupación de España, con un 67,87 por ciento. No obstante, lamenta que en nuestra comunidad haya aún 101.000 parados y que su tasa de paro se sitúe muy cerca del 16% (15,94% según los datos de la EPA).

PIMEM reitera que será difícil llegar a una rebaja significativa en las cifras de paro si no se reactiva el consumo, y se procede a una rebaja de las obligaciones tributarias frente a la Seguridad Social, en la factura eléctrica, o se vuelve a reactivar la inversión pública y el crédito a autónomos y pequeñas y medianas empresas, que son las mayores generadoras de empleo.

El presidente de PIMEM Antoni Mas destaca la dramática cifra de que en los últimos 5 años en Baleares se han cerrado casi 3.000 comercios, y que la situación de pobreza en la que quedan la mayoría de estos autónomos y pequeños empresarios es lamentable.

TOP